Español - Inglés - Portugués
249 lecturas | Publicado el 17 de junio de 2009
Infomanejo Número 42
Todas las versiones de este artículo: [en] [pt]

Afirmar que los neumáticos son lo único que mantiene a un vehículo aferrado al piso y que sólo en función de una correcta adherencia es posible circular de manera segura puede parecer una obviedad. Sin embargo, una gran parte de los accidentes causados por deficiencias en los automotores está relacionada con el mal estado de las cubiertas. Ya sea por factores económicos o bien por simple desconocimiento resulta demasiado habitual encontrar vehículos que o no calzan los neumáticos adecuados o el estado de los mismos no satisface las condiciones de seguridad requeridas.


- En primer lugar, al cambiar cubiertas se deben respetar las especificaciones de fábrica referidas tanto a sus dimensiones como a la presión de inflado (que siempre debe ser medida en frío y periódicamente). Constituye un grave error pensar que modificando dichas indicaciones se producirán mejoras en el andar. Es más, salvo que se haga un estudio minucioso del tema para casos muy particulares, son más los factores en contra que las ventajas que eso puede llegar a aportar.

A modo de ejemplo, un cambio por neumáticos más anchos no sólo no agrega adherencia al vehículo (como se suele creer) sino que afecta significativamente la geometría de la dirección y el funcionamiento de la unidad en general, además de aumentar el consumo de combustible.

- La presión incorrecta también es perjudicial. Tanto por exceso como por defecto el automotor no tendrá el mismo comportamiento que con la presión adecuada y además de ser extremadamente peligroso debido a que la cubierta no podrá soportar las condiciones de trabajo que se generan su vida útil termina siendo mucho menor.

- El dibujo de las cubiertas persigue el objetivo esencial de evacuar el agua cuando se circula por caminos mojados. Si esta función no se lleva a cabo correctamente el fluido que queda entre la calzada y el neumático funciona de la misma manera que un lubricante dentro del motor, perjudicando la adherencia y dejando al vehículo prácticamente sin control. Es lo que se conoce como aquaplanning; efecto responsable directo de una gran cantidad de accidentes. De ahí la importancia de revisar regularmente el desgaste de los surcos en las cubiertas y reemplazarlas si la profundidad de los mismos es menor a los dos milímetros.

- El desgaste de la banda de rodamiento es un buen indicador pero no el único, ya que los materiales se degradan con el paso del tiempo y la acción de elementos agresivos. Muchos especialistas recomiendan el recambio de los neumáticos cada seis años como máximo aunque no se observe deterioro. Ocurre que en ese período casi con seguridad el caucho habrá perdido su elasticidad original y por ende la adherencia no podrá ser la misma de cuando era nuevo. Otro criterio es el de la vida útil en kilómetros, aún cuando el desgaste no sea notable ya que aunque no se noten deficiencias en la banda de rodamiento, la cantidad de ciclos a la que ha sido expuesto puede tomar gran importancia desde el punto de vista de la fatiga de los materiales.

- Otro factor a tener en cuenta es la presencia de daños o signos de deformación de cualquier tipo tanto en la banda de rodamiento como en los laterales. Una rotura, por pequeña que parezca, puede terminar en la falla completa de la cubierta, lo cual resulta totalmente lógico si se considera la cantidad y magnitud de las deformaciones a las que está constantemente sometida.


¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)

Búsqueda avanzada Realice búsquedas detalladas de artículos, imágenes y videos.
Suscripción gratuita
Complete sus datos y reciba en su casilla de correo las nuevas ediciones
Apellido*:
Nombre*:
Cargo:
Empresa:
E-mail*:
Repetir E-Mail*:







¿Cómo conoció InfoManejo?:



Escriba el código de seguridad*
Por favor complete el formulario
Enviar a un amigo

Su nombre
Destinatario
E-mail
 
Palabras clave
Artículos relacionados
En la misma entrega








Facebook

twitter