Español - Inglés - Portugués
814 lecturas | Publicado el 6 de agosto de 2008
Infomanejo Número 21
Todas las versiones de este artículo: [en] [pt]

El reconocimiento de los límites personales y del vehículo antes de encarar pendientes positivas (bajadas) o negativas (subidas) es importante para el manejo de vehículos livianos y vital para el caso de pesados.

Cuando las condiciones climáticas son normales, advertimos las principales consecuencias que influyen en el modo de utilizar los mandos del vehículo, y al encarar las pendientes, notamos que éstas son diferentes en relación con la forma de conducir por terrenos llanos y resultan ser críticas para la seguridad cuando las condiciones ambientales son adversas.

A la cantidad e importancia de estas variables debemos agregar las referidas a la particular forma del estacionamiento seguro en pendientes, que iremos completando en sucesivas entregas.

Para los ascensos:

1 Evaluar si disponemos de los conocimientos previos necesarios para encarar la pendiente, primero planifique -porcentaje de inclinación, influencia de la altura, tipo de suelo, ancho del camino, clima, adaptación de nuestro móvil, etc.- y ante dudas sobre cómo proceder, no arriesgue.

2 Colocar la marcha que nos permite subir en régimen de motor de máximo par, con reservas de aceleración, evitando en lo posible tener que pasar cambios durante la subida.

3 Aumentar la distancia de seguimiento.

4 No sobrepasar a otro vehículo a menos que resulte imprescindible y conservar una distancia de seguimiento tal que nos permita mayor visibilidad, suficiente para prever además la posibilidad de una maniobra en emergencia ante una eventual contingencia del vehículo que nos antecede.

Para los descensos:

1 También para el descenso debemos elaborar un plan y ponderar previamente sus características.

2 Para los vehículos con transmisión automática, verificar si dispone de ralentizador y si se encuentra funcionando.

3 Concederle prioridad de paso y maniobra al vehículo que sube.

4 Una conocida regla práctica nos recomienda utilizar para bajar el mismo cambio con el que subiríamos, de esta forma, complementamos la acción del freno con la del motor, disponiendo de mayor control y eficiencia.

5 Por su parte, la distancia de seguimiento también debe incrementarse en este caso ya que la distancia de detención será mayor.

Importante: Evite descender en neutro, ni apretando el embrague, ya que eliminaríamos la retención del motor y si utilizamos sólo el freno para regular la velocidad, no solo disponemos de menor control sino que también perderemos capacidad de frenado y hasta podría llegar a inutilizarse el sistema de frenos por recalentamiento de sus componentes (efectos fadding o vaporlock).


¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)

Comentario de: Ricardo Robledo  (ricardo.robledo.toledo@gmail.com)
Fecha: 25 de septiembre de 2012 - 02:32

Cómo subir y bajar rampas con barro o nieve

Tomar este dato es lo mismo que estar en la nieve o barro suceden los mismos efectos de patinaje de los neumáticos.


Búsqueda avanzada Realice búsquedas detalladas de artículos, imágenes y videos.
Suscripción gratuita
Complete sus datos y reciba en su casilla de correo las nuevas ediciones
Apellido*:
Nombre*:
Cargo:
Empresa:
E-mail*:
Repetir E-Mail*:







¿Cómo conoció InfoManejo?:



Escriba el código de seguridad*
Por favor complete el formulario
Enviar a un amigo

Su nombre
Destinatario
E-mail
 
Palabras clave
Artículos relacionados
En la misma entrega








Facebook

twitter